CATEGORIAS





LO MÁS LEÍDO EN 7 DÍAS

LO MÁS COMENTADO EN 7 DÍAS

RECOMENDAR ESTA PÁGINA

Su nombre:


Nombre de su amigo:


E-mail de su amigo:


Nota: Estos datos no serán guardados
Sindicación RSS. 7 nova. Noticias Agregar este feed a mi lector de RSS
Ruta:
INICIO sub ruta CINE | HISTÓRICO | PATRIMONIO | SOCIEDAD sub ruta ALFONSO SANTOS
13
jul
2012
20:52

ALFONSO SANTOS

Recuerdos del Poblado de Refinería y su Cine

Era el mes de septiembre del año 2001 cuando la –por entonces- Semana de Cine Naval y del Mar se puso en contacto con Alfonso Santos para pedirle que rescatara los proyectores del cine del Poblado de Refinería, abandonado y camino de la ruina. En un primer momento se resistió a aceptar, pero “me acordé de mi amigo Enrique Escudero y pensé que este iba a ser mi tributo silencioso y personal para el que presidiera la semana de cine durante trece años y fuera amigo mío durante muchos más”, nos relata Alfonso.

Recuerdos del Poblado de Refinería y su Cine

En efecto, Enrique Escudero y Alfonso Santos se conocían desde los años setenta, cuando el primero llevaba una exclusiva publicitaria de las salas de cine. Después vinieron años de amistad y colaboración que se extendieron hasta el mismo momento de su fallecimiento, en febrero de aquel año.

El asunto era que Repsol quería donar los proyectores (si es que podían rescatarse en condiciones aceptables) a la Semana Internacional de Cine Naval y del Mar, y esta pretendía exhibirlos como parte del atrezzo de su 30º edición en el Palacio del Festival, el cine Carlos III. Y aquí entraba Alfonso Santos.

Alfonso se desplazó hasta el desierto del poblado de refinería, donde encontró el penoso espectáculo de una sala de cine abandonada a su suerte. La fachada del edificio, desconchada y ennegrecida por la humedad; en el patio de butacas se amontonaban restos de mobiliario viejo, y dos enormes desgarrones en la pantalla terminaban de dar un aspecto ruinoso a la sala.

Al menos, la cabina de proyección estaba bien iluminada gracias a la luz que entraba por los cristales rotos de las ventanas. Allí dominaban la escena dos imponentes proyectores anclados al suelo, llenos de suciedad, oxidados y faltándoles muchas piezas.

Acompañado por su cuñado Miguel Martínez y un buen amigo, Ángel Roig (autor de algunas de las fotografías que ilustran este reportaje), pronto se pusieron manos a la obra siguiendo las instrucciones de Alfonso Santos y logrando desmontar totalmente los dos proyectores. La caótica maraña de estructuras metálicas, tornillos, tuercas, rodillos y cables fue trasladada a los sótanos del Centro Cultural ‘Ramón Alonso Luzzy’ donde se llevaría a cabo su restauración.

Durante un mes Alfonso Santos estuvo entregado a esta tarea, lijando, limpiando y engrasando cada elemento, al mismo tiempo que buscaba las piezas que faltaban, algunas adaptándolas y otras reconstruyéndolas. Cuando lo tuvo montado lo pintó cuidadosamente y regresó a su cabina del Teatro Circo.

El día 5 de noviembre, fecha inaugural de la 30º Semana de Cine, el proyector lució perfectamente restaurado en el vestíbulo del cine Carlos III, siendo la estrella de este certamen. Durante la semana todos querían posar y retratarse junto a la joya recuperada por Alfonso Santos.

EL PROYECTOR

Las piezas que conforman el proyector restaurado (un OSSA-VI cuya fabricación está fechada en 1940 en el bastidor) son un pie y una bancada basculante donde se aloja todo el sistema. Éste se compone de una linterna generadora de luz a través de unos electrodos o carbones, un crono que produce el movimiento de la cinta, siendo sus principales piezas la excéntrica y el obturador, una banda Staby para reproducir el sonido, y los almacenes o bombos superior e inferior donde se aloja la bobina con su respectiva cinta. El deterioro por la falta de use y el expolio a que estuvo sometido hizo necesario el desmontaje de todos les ejes que componen la linterna y recurriendo al pequeño museo de piezas antiguas de Alfonso Santos, se reconstruyeron los elementos que faltaban respetando en todo momento el año en que fue construido el proyector (se repuso toda la óptica, les electrodos, correas, portadiapositivas y cristales, tornillos, soportes, interruptor...)

Incluso Alfonso Santos podía haber adaptado las lentes del Cinemascope, pero pensó que no procedía puesto que la primera película con este sistema se estrenó en 1953 (en Cartagena este sistema se estrenó en el Cine Central el 6 de octubre de 1955 con la película La Túnica Sagrada).

EL CINE DEL POBLADO DE REFINERÍA

Ségún José Sánchez Velasco, un cartagenero que vive en Reus, el primer operador de cabina de esta sala fue Antonio Navarro Muñoz, electricista de la empresa petrolera que, además de sus funciones como empleado, tenía la misión de repasar las películas cuando se recibían y de proyectarlas los martes y jueves en la sesión para adultos, y los sábados y domingos para todos los públicos. Por su parte, el primer portero fue Antonio Zaplana, encargado de recoger las entradas, acomodar a los espectadores y vigilar que el público no comiera pipas.

Este singular cine no tenía taquilla, ya que sólo tenían acceso los trabajadores de la Refinería y sus familias, aunque de vez en cuando algunos pobladores de Alumbres o Escombreras acudían a la sala pidiéndole el favor a algún amigo. En lugar de entradas se utilizaban unos pequeños tickets (de color rosa para los niños y blancos para los adultos) que se adquirían en el Economato de Refinería y cuyo importe era luego añadido al recibo del alquiler, luz, agua y compras del Economato.

Las películas que se proyectaban en el cine del Poblado de Refinería eran las mismas que se proyectaban en otras salas de la época – los western, las comedias de Rod Hudson, las de Joselito, etc.-, primero en pantalla 'pequeña' y más tarde en Cinemascope y Technicolor. Además, durante un tiempo se proyectaron una serie de filmes americanos de diez minutos de duración cada uno, que se daban después del NO-DO y antes del largometraje programado. El protagonista de estas películas era Kit Carson que, en compañía de su inseparable compañero Toro, hacía las delicias de mayores y pequeños. Se ofrecieren tantas películas de Kit Carson y Toro que se decía en tono jocoso que los habían hecho 'plantilla' de Refinería.

En los primeres años del cine, antes de comenzar la proyección y durante los descansos, se ponían discos con canciones del momento. Incluso el público llegó a aprenderse Por el camino verde, que sonaba con mucha frecuencia, aunque esta costumbre tuvo que abandonarse por no entrar en conflicto con la Sociedad de Autores.

El escenario de la sala estaba adecuado también para funciones teatrales, cuyo tema preferente era la producción petrolera y eran representadas por personal de la Refinería, utilizando muchas veces como atrezzo los muebles de las viviendas de los empleados. También actuó en varias ocasiones una rondalla formada por jóvenes del poblado, y un par de veces se ofrecieron conciertos del Orfeón Murciano Fernández Caballero. Incluso la sala sirvió alguna vez para el reparto de regalos de Reyes a los niños del poblado.

VIDA EN ESCOMBRERAS

Acompaña este reportaje un documental del año 1968, de 15 minutos de duración, encargado por REPESA a los afamados Estudios Moro de Madrid, en el que se refleja cómo era la vida en el poblado en aquellos años.


DEDICATORIA

A mis queridos amigos Juan García González y Mila, así como a mis paisanos de Cartagena residentes en Tarragona. Un saludo, Alfonso Santos.

RECUERDOS DEL POBLADO DE REFINERÍA Y SU CINE

MULTIMEDIA

Recuerdos del Poblado de Refinería y su Cine

Categorizado en: CINE | HISTÓRICO | PATRIMONIO | SOCIEDAD

Enviar a Twitter

Comentarios



1
Escrito por María del Carmen Navarro Martín el 01 de febrero de 2019. 19:19:00

Gracias por este recuerdo. Soy hija de Antonio Navarro Muñoz, el primer operador.Cuando nací hubo que llamar a mi padre pues estaba proyectando una película, una noche de sábado del otoño de 1955. Dejo para el recuerdo dos nombres mås: Ginés Zaplana "el Moro", su querido apreciado aprendiz y "el Achote" Martínez, cuya hija Joaquina me hizo saber que fueron compañeros en el cine y amigos. Resido lejos de España, pero siempre estará en mi corazón. Gracias de nuevo.

2
Escrito por María del Carmen Navarro Martín el 01 de febrero de 2019. 19:15:00

Gracias por este recuerdo. Soy hija de Antonio Navarro Muñoz, el primer operador.Cuando nací hubo que llamar a mi padre pues estaba proyectando una película, una noche de sábado del otoño de 1955. Dejo para el recuerdo dos nombres mås: Ginés Zaplana "el Moro", su querido apreciado aprendiz y "el Achote" Martínez, cuya hija Joaquina me hizo saber que fueron compañeros en el cine y amigos. Resido lejos de España, pero siempre estará en mi corazón. Gracias de nuevo.

3
Escrito por joaquin ruscalleda el 30 de julio de 2012. 12:37:00

Una idealización de la empresa, el trabajo, el estudio y el hogar, con un lenguaje ampuloso e incluso propagandístico, muy de la época, pero fuera de ello, no lejano a la realidad. Fuimos unos privilegiados, vivimos unos años espléndidos en todos los ámbitos, educación, formación, desarrollo, trabajo, convivencia, amistad, confort, crecimiento, beneficios sociales, ocio, etc. Fuimos felices allí, felices como poca gente lo era entonces. Kit Carson, nos ayudó mucho. La verdad es que visto desde la perspectiva actual es tremendo lo que hemos retrocedido y lo que hemos perdido. Por suerte para los que lo disfrutamos, el Poblado siempre vivirá en nuestros recuerdos. Gracias Alfonso por la recuperación de semejante documento, tan cercano para nosotros, los poblareños. El blanco y negro lo ha mejorado mucho. Magnífico trabajo de conservación. Y penoso el estado en que quedó el cine cuando te hiciste cargo de la maquinaria. Como lo debiste sentir cuando lo encontraste. Gracias por tu gran esfuerzo. Un abrazo fuerte,

4
Escrito por manuel hermosilla el 17 de julio de 2012. 19:35:00

A la vista de estas imágenes podemos apreciar que no fueron tan malos aquellos años para los trabajadores y sus familias. Ojalá pudieran volver. Un saludo y mucho ánimo para seguir con tu encomiable labor.

5
Escrito por cinema paradiso el 16 de julio de 2012. 23:04:00

Gracias por recodar, a través de este documental, lo que fue un paraíso instalado en el poblado de Repesa.

6
Escrito por Antonio Fernandez el 16 de julio de 2012. 18:59:00

Fenomenal, ya era hora que alguien se acrdara de todas aquellas familias que escribieron una pequeña pagina de la historia de Cartagena.Felicidades por el reportaje.

7
Escrito por Diego Gómez Sánchez el 16 de julio de 2012. 17:41:00

Gran trabajo Alfonso, que nos permite a los que no hemos conocido la vida en el poblado darnos una idea de la gran actividad del valle. Todo un lujo para aquellos años. En mi recuerdo, los autobuses estacionados en la plaza Héroes de Cavite o por desgracia el trabajo informativo diario en RNE (a distancia por los controles de la época) del incendio de octubre de 1969. Un fuerte abrazo.

8
Escrito por Vicente Espin el 16 de julio de 2012. 15:05:00

Alfonso, una vez mas, has rescatado un trozo de la vida y de la historia de esta entrañable tierra. Tu trabajo desinteresado y apasionado bien se metrecen ser nombrado Cartagenero del año. Animo no decaigas en este hermoso trabajo.

Comentario denunciado Comentario denunciado
9
Escrito por Juan Garcia Gonzalez el 14 de julio de 2012. 20:35:00

Querido amigo. Entrañable y hermoso, para los cartageneros en general y para los "repeseros" en particular. Un trabajo excelente que explicas muy bien en la presentación. Cartagena siempre te estará agradecida por tu aportación a la historia real de nuesra querida Patria Chica. Muchas gracias por la dedicatoria. Un tremendo abrazo, y hasta siempre. Mila y Juan.

10
Escrito por Jose Salguero el 14 de julio de 2012. 10:10:00

Lo estoy viendo y no puedo creer que esto sea un pasado. Ahora todos estaríamos deseando encontrar ese modo de vivir con tantos valores perdidos, con tanto futuro, con tanto porvenir... Es increible hasta donde hemos podido llegar. En vez de avanzar hemos retrocedido en nuestra sociedad hasta el punto de sentirnos otra vez trogloditas. ¿Acaso no desearíamos vivir con ese modelo de gestión tanto profesional como social? No saben lo que tenían aquellos primeros trabajadores de repesa. Algo que ahora a todos nos hubiera gustado tener. Que le vamos a hacer. Y de nuevo Alfonso gracias por enseñarnos a recordar.

Comentario denunciado Comentario denunciado
11
Escrito por luis godinez roa el 14 de julio de 2012. 00:37:00

Hola Alfonso, enhorabuena una vez más, tienes manita de santo, un gran experto en técnicas audiovisuales, que te puedo decir sobre las imágenes que he visto cuando se hacían deportes en refinería, ahí me he visto yo corriendo haciendo salto de longitud con 14 años fui medalla de oro en salto de longitud en los Juegos Cartaginéses, hace exactamente 45 años, gracias por tu gran trabajo y dedicación sigo diciendo que te mereces un gran homenaje, saludos gran amigo.

12
Escrito por MANUEL CANOVAS el 13 de julio de 2012. 22:38:00

Un documento de incalculable valor y de un recuerdo entrañable para todos los habitantes del poblado en aquella época. Un trabajo de recuperación admirable, como todos los tuyos.

13
Escrito por jose antonio fernandez el 13 de julio de 2012. 21:21:00

Y otra mas. Eres único. Un abrazo.

Enviar un comentario

Rellene los siguientes campos obligatorios para añadir un comentario a esta noticia

* Usuario:
Máximo 50 caracteres

* Comentario:

* Escribe el código a continuación:




© Copyright 2010 - 2022. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. GRUPO PRENSANOVA. info@7nova.es